Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Mircoles 23 de Enero de 2019

Arriba

Top

No Comments

‘El Belgrano’, renovado y con una muestra imperdible

‘El Belgrano’, renovado y con una muestra imperdible
Por Luciana García Belbey

 

En el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, se puede apreciar una excelente selección de 247 obras de las más de 1.000 presentadas durante 2017, en el marco del 62º Salón de Artes Plásticas «Manuel Belgrano».

Por segundo año consecutivo, bajo la dirección de Teresa Riccardi, el Museo de Artes Plásticas «Eduardo Sívori» exhibe en todos sus espacios y salas las más de 200 obras seleccionadas en el Salón de Artes Plásticas «Manuel Belgrano». Las obras premiadas fueron 13 y se otorgaron, además, 21 menciones en las cinco disciplinas: pintura, escultura, dibujo, grabado y monocopia, tanto en formatos tradicionales como en nuevos medios. En esta edición que presentó una renovación en el reglamento, sin dudas, una novedad a destacar es el incremento de un %2.000 en los montos de los premios respecto de los años anteriores. Una tarea, hasta el momento, más que postergada ya que no se actualizaban los valores de los premios desde 1995.

Entre las innovaciones otorgadas al prestigioso premio que organiza el museo desde 1945, es verdaderamente notable la decisión de exhibir todas las obras seleccionadas en una única muestra. Un gran logro de todo el equipo curatorial y de montaje del Sívori, que por primera vez combinó las diversas disciplinas y técnicas en una amalgama de perfecta armonía. Sebastián Vidal Mackinson, curador del museo, es quien estuvo a cargo del excelente diseño de montaje de esta enorme y heterogénea exhibición. Si bien él entiende que no hubo una curaduría en el sentido estricto de la palabra, fue quien, junto a Teresa Riccardi, estuvo a la cabeza del equipo que le dio forma a este salón, y lograron un resultado maravilloso.

El principal objetivo que se propusieron fue otorgarle cohesión a todo el conjunto sin impedir que cada pieza se luzca, también, de manera autónoma. En este sentido, la aplicación de un criterio cromático a la hora de agrupar las obras es claramente lo que mejor contribuyó a generar ese aspecto tan armonioso, que tiene la muestra en sus respectivas salas. Estas escalas cromáticas en la mayoría de los casos brindan diagramas de continuidades, pero también en algunas zonas aparecen elementos de quiebre e irrupción con obras de gran colorido que dinamizan el recorrido. Asimismo, en ciertas zonas de la exposición, además de la pauta colorística, hubo una segunda instancia de diálogo generada por temáticas o géneros. Dentro de este diseño expositivo, es digno de destacar, por un lado, las salas donde se combinan paisajes e iconografía botánica con un predominio de trabajos en escala de grises y, por otro lado, el área donde se da una agrupación morfológica, que, con gran destreza, mezcla obra tan dispar como abstracciones junto a obras hiperrealistas.

Todo el museo quedó intervenido y ocupado por las obras de «El Belgrano», desde el hall de ingreso, hasta los diversos pasillos. La sala más lograda dentro de este planteo curatorial es la principal, en donde, a la usanza de los tradicionales salones parisinos del siglo XIX, hay obra prácticamente de piso a techo, en todas las paredes. A la vez, se generan interesantes diálogos entre obra de muro e intervenciones espaciales y obras escultóricas. A pesar de la gran cantidad de piezas el recorrido no resulta agobiante ni tedioso, todo lo contrario, contribuye a que cada obra se luzca dentro de los conjuntos propuestos.

Todas las obras premiadas pasan a incrementar el gran acervo patrimonial del museo, que ya cuenta con más de 4.000 obras y se constituyen en un gran muestreo de la producción artística del país desde el siglo XIX hasta la actualidad. En pintura, el primer premio fue para Tulio de Sagastizábal, un artista de gran trayectoria, quien durante este año tendrá una muestra antológica en Fundación Osde. Germán Wendel y Paula Grazzini obtuvieron el segundo y tercer premio respectivamente. Las menciones fueron para Hugo José Martí, Mariana Ferrari, Noelia Farías, Mónica van Asperen, Diego Bastos y Juan Facundo Maldonado. Por fuera de los premiados, también destacan las obras de Egar Murillo, Adriana Ablin, Verónica Di Toro, Pablo Noce y Pía Persia.

TULIO DE SAGASTIZÁBAL. El secreto. Óleo sobre madera (fibrofácil). 140 x 100 cm.

El primer premio en escultura fue otorgado a Fabio Miniotti, el segundo premio para José Gregorio Piuma, y el tercero para María Alejandra Causa. La mención honorífica la consiguió Irene Banchero, también alcanzaron menciones en esta disciplina Liana Strasberg y Enrique Savio. Los trabajos más sobresalientes, junto a la de los premiados fueron los de Juan Pezzani, Gerardo Wohlgemuth, Pablo Dompé, Juan Pablo Marturano y Natalia Abot.

FABIO MINIOTTI. En el viento. Madera y plomo ensamblado, 198x171x36cm

En dibujo el primer premio fue para Catalina Chervín. Guadalupe Buján y Manuel Berisso, consiguieron el segundo y tercer premio, respectivamente. Las menciones fueron para Mariano Balbuena y Mónica Rojas. En esta disciplina también son de resaltar los trabajos de Lula Mari, Julia Pazos, Ana Erman, Mónica Caputo y Javier Calcaterra.

CATALINA CHERVIN. Sin título. Pluma, lápiz y carbón sobre papel montado entela. 200 x 150 cm.

Rafael Gil, con su obra Oíd mortales, obtuvo el primer premio en grabado, seguido de Mirta Kupferminc y Lucía Torres, en el segundo y tercer lugar. Las menciones fueron entregadas a Silvia Brewda, Adriana Cimino Torres, Magdalena Benegas, Liliana Esteban, Silvia Holzkan, Enrique Abeledo y Eduardo Boyo Quintana. En esta disciplina son para subrayar, asimismo, las piezas de Elisa Ofarrel, Graciela Buratti y Juan Sebastián Carnero. Alejandra Gondar obtuvo el premio único adquisición en monocopia, mientras que Ida Olijavetsky y Carolina Cecilia Fernández recibieron las menciones correspondientes.

Visitar «el Belgrano» nos brinda la posibilidad de tomar dimensión de la gran riqueza y diversidad de la producción artística contemporánea. Nos permite conocer la labor cotidiana de destacados artistas visuales tanto emergentes como de gran trayectoria. Es un recorrido más que placentero, sobre todo en esta época del año, ya que el renovado museo está emplazado en el corazón de los bosques de Palermo, frente al Rosedal. Desde su reinauguración el entorno natural se funde de manera más fluida con los espacios expositivos. Sin dudas, la edición 62º del Salón de artes plásticas «Manuel Belgrano» es otra de las citas culturales obligadas de este verano porteño.

Fotografías gentileza del área de prensa del Museo.


62° Salón de Artes Plásticas Manuel Belgrano
Del 15/12/2018 al 03/02/2019
Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori
Av. Infanta Isabel 555, frente al Rosedal
De martes a viernes de 12 a 20 hs.
Sábados, domingos y feriados de 10 a 20 h.