Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Mircoles 23 de Enero de 2019

Arriba

Top

No Comments

Territorios posibles

Territorios posibles
Publicaciones para un arte sin fronteras
Por Nadia Paz

 

La Feria Paraguay de arte impreso se realizó en el Museo de artes plásticas Eduardo Sívori, en la que se presentaron más de setenta editoriales independientes, autogestionadas y con fuerte impronta social y política.

«Mientras hay lucha hay historia, es decir, esperanza», afirmaba Pierre Bourdieu en su libro Sociología y Cultura publicado en 1981. Y es que más de treinta años después, sus palabras resuenan fuerte si podemos pensar en que los límites del arte siguen demostrándose invisibles para quienes producen, crean e insisten en la ampliación del sentido circulante, más allá de lo establecido.

Paraguay es la tercera edición de la feria de arte impreso organizada por la galería y editora Big Sur, La Ene (Nuevo Museo de energía de Arte Contemporáneo) y Tijuana Buenos Aires (Galería Ruth Benzacar) que el domingo tuvo lugar en los jardines del Museo de artes plásticas Eduardo Sívori. Allí, más de 70 proyectos editoriales locales e internacionales compartieron sus producciones y se realizaron charlas – debate, performances en vivo, lecturas, presentaciones de publicaciones y talleres.

 

Junto a muchas otras ediciones que vienen sucediéndose año tras año en paralelo, la primera edición de esta Feria tuvo lugar en 2014 y presentó parte de los trabajos que Feria Tijuana de Arte Impressa Brasil produjo a lo largo de su historia, fomentando el desarrollo y la difusión del material impreso en la región. La diversidad de los proyectos presentados dio cuenta de la multiplicidad de temáticas trabajadas por los artistas y la infinidad de abordajes que un mismo tema puede llegar a revelar. La allá de la pluralidad, se trazaron ejes comunes bien definidos. La mirada de género, la defensa a ultranza de la igualdad de derechos para todes -hombres y mujeres-, junto con el análisis agudo y minucioso sobre las formas específicas del arte contemporáneo y la posibilidad de expresarse como desafío de poder a través de la palabra, fueron núcleos temáticos abarcativos para casi la totalidad de los expositores allí presentes. Por su parte, una exhibición de visuales, Expo en Red, se desplegó en los pasillos del interior del museo a modo de resumen de lo que presentó la jornada editorial y donde pudieron leerse frases como «organizarnos implica añadir voluntades dispuestas a cambiar las cosas», «todxs para uno y uno para todxs», «vamos más lejos» o «las balas que vos tiraste van a volver».

En la actualidad, el arte contemporáneo circula por infinidad de territorios, por galerías, por espacios culturales, por museos, talleres, casas, ferias nacionales e internacionales. Se encuentra en un movimiento constante que atraviesa la realidad de hoy en día y en ese transitar, la expone, la cuestiona, la analiza e incluso, logra transformarla. Y es justamente en ferias como Paraguay, en donde el campo de significación se abre a nuevos sentidos que no se encuentran muy a menudo en los espacios tradicionales de intercambio de proyectos y exhibición de obras. Son estos espacios posibilidades – esperanzas – para el descubrimiento de nuevos formatos como los fotolibros de Punta Lara Ediciones, las serigrafías de Fábrica de Estampas, el periódico de arte contemporáneo de Jornal de Borda,  e investigaciones artísticas como la de Valeria Mata en su libro «Plagie, copie, manipule, robe, reescriba este libro». También, la propuesta de El verbo Extender que presentó el Manifiesto Suyo en donde se expuso un cuestionamiento sobre el acceso a la información («¿Cómo circula la información para que estemos tan desinformadxs? ¿Quién tiene la palabra?») y planteó un nuevo modo de circular, haciendo uso de la palabra como herramienta de poder.

A través de los libros de artista es posible indagar de un modo más profundo el sentido del autor ya que reúne una investigación sobre un tema específico con una serie de obras visuales seleccionadas con antelación y una edición de textos que lo acompañan. El libro impreso se vuelve así una herramienta de expresión e información artística que permite tanto a los artistas como a los espectadores anclar sentidos sobre ciertas problemáticas. Este fue el caso de Asunción Casa Editora, por ejemplo, que presentó el libro «Rota» de la fotógrafa Alejandra González, quien realizó una reconstrucción poética y narrativa con fotografías familiares rotas encontradas en la calle.

Por su parte, un pequeño cartel a modo de editorial afirmaba: «Creemos en la feria como un espacio de encuentro en el que se generan redes de contacto de trabajo y de afecto. Buscamos remarcar estos lazos, fortalecer el intercambio y darle cuerpo a la identidad latinoamericana múltiple». Son estos principios, producto de la resistencia y la insistencia, los indispensables para generar nuevos ámbitos de búsqueda colectiva, trazar nuevos mapas, para construir un arte más inclusivo y más regional, sin fronteras geográficas y sociales, porque como podía leerse en uno de los libros exhibidos en la feria, «El territorio es siempre simbólico».

 

*La línea editorial de la revista acepta el lenguaje inclusivo por el que ha optado su autor.