Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Miťrcoles 12 de Diciembre de 2018

Arriba

Top

No Comments

La patria fragmentada

La patria fragmentada

Por Milly V√°zquez

¬ŅQu√© pensamos cuando decimos la palabra ‚Äúpatria‚ÄĚ? ¬ŅNos vendr√°n a la mente im√°genes de los pr√≥ceres o pensaremos en actos de la escuela, en la representaci√≥n que muchas veces hicimos de un pasado idealizado?¬ŅEvocaremos fechas llamadas patrias, pensaremos en esos hitos patri√≥ticos, en el simbolismo que conlleva la bandera blanca y celeste? La obra de Juan Scoufalos, Casi siempre hay un sill√≥n, se ancla en algunos momentos clave para la historia argentina (sobre todo, la m√°s reciente) y nos brinda peque√Īos testimonios individuales que componen un relato colectivo acerca de nuestra identidad y tambi√©n relatos sobre el amor.

En estas historias prima lo fragmentario. Confluyen en ellas lo p√ļblico y lo privado. Los protagonistas pueden ser aquella pareja que est√° a punto de separarse, pero no se decide a dar el paso, o un ciudadano que reclama sus ahorros tras la crisis del 2001, o dos individuos que intentan comunicarse luego de una larga separaci√≥n. Una directora escolar nos conmina a todos a ponernos de pie como si estuvi√©ramos en un acto solemne, con la diferencia de que su canto resulta rid√≠culo y desafinado. En otra intervenci√≥n se propone un juego a partir de rimas. Otro fragmento muestra un personaje que parece querer hablar y no logra articular sus palabras, quiz√°s absorto ante una realidad dif√≠cil de asimilar, frente a la cual solo es posible un balbuceo sin sentido. Las actuaciones son muy buenas y logran sostener el registro c√≥mico.

Scoufalos explora el entramado humano con humor y su mirada ofrece m√ļltiples perspectivas. Atinada decisi√≥n de mostrar distintas situaciones que se pueden dar en un sill√≥n. La espera, el amor, la ruptura, las crisis. Algunas de estas obras breves exponen una manera particular de vivir la pol√≠tica que se ve encarnada por los personajes. Hay una referencia a nuestra realidad como ‚Äúciencia ficci√≥n‚ÄĚ porque la historia de un pa√≠s muchas veces raya en lo inveros√≠mil: la realidad supera con creces a la ficci√≥n.

El sill√≥n remite a la idea de pasividad, ya que muchas veces miramos la vida desde un sill√≥n, sentados sin movernos o mirando una pantalla. Tambi√©n remite a lo familiar, lo esperado, lo cotidiano, lo pr√≥ximo y conocido, lo que ya est√° establecido y no sorprende. Sin embargo, Casi siempre hay un sill√≥n sorprende con estos retratos de una intimidad donde muchas veces nos podemos ver reflejados. Estas obras nos otorgan un escenario donde las acciones son m√≠nimas, pero los di√°logos abren mundos. La misma reflexi√≥n sobre un acto escolar nos hace cuestionarnos como espectadores cu√°l es el rol del teatro en nuestras vidas, c√≥mo el teatro asume varias formas y c√≥mo actuamos de distintas maneras seg√ļn sea nuestro p√ļblico o contexto. ¬ŅCu√°ntos actos forzados hemos tenido que sostener en nuestras vidas? ¬ŅHasta d√≥nde llega la ficci√≥n que construimos sobre nosotros mismos?

Casi siempre hay un sillón (4 historias argentinas)
Se presenta todos los viernes de mayo, junio y julio de 2017, a las 21:30 hs. en el Teatro el Piccolino, Fitz Roy 2056.

Ficha técnica.

Elenco: Marcelo Aruj, Sandra Baylac, Javier López Galván, Juan Pablo Raele y Mariano Roca .
Dirección: Juan Scoufalos.
Asistente de dirección: Julia Loreto.
Iluminación: Adrián Grimozzi y Candelaria Sesin.
Dise√Īo gr√°fico: I√Īaki Gonz√°lez Solar.

Casi siempre hay un sillón

4 historias argentinas

Dos a solas
De Juan Scoufalos
Con Sandra Baylac y Marcelo Aruj
El que puso dólares recibirá dólares
De Juan Scoufalos
Con Mariano Roca y Javier López Galván
Estas son horas de llegar
De Juan Scoufalos
Con Sandra Baylac, Mariano Roca y Javier López Galván
Extra√Īo nuestra vida anterior
De Ernesto Felder
Con Sandra Baylac y Juan Pablo Raele