Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Mircoles 23 de Enero de 2019

Arriba

Top

No Comments

El Mar Argentino cuenta con nuevas áreas protegidas

El Mar Argentino cuenta con nuevas áreas protegidas
Con esta medida se triplica la superficie marina preservada en el país.
Por Anabella Almonacid Fernández


El Senado aprobó un Proyecto de Ley para la creación de dos nuevas Áreas Marinas Protegidas (AMP): Yaganes y Burdwood II. Las columnas de agua constituyen una zona clave para la conservación de la biodiversidad.

Las nuevas AMP están ubicadas al norte de la península antártica argentina y al sur de las islas de Tierra del Fuego y de los Estados. La importancia de estos ecosistemas no sólo radica en la flora y fauna nativa, sino también en el poco impacto de la acción humana que presentan, ya que hasta el momento la zona fue habitada por científicos para elaborar estrategias de conservación. Con la sanción de la nueva Ley de protección se busca contribuir al uso sustentable de los recursos marinos y al fortalecimiento de la soberanía nacional.

El paisaje que ahora se observa en el fin del mundo es el resultado del gran cambio climático ocurrido durante las glaciaciones pleistocenas y es vital el uso de figuras jurídicas para reglamentar la conservación a largo plazo.

Previo a la formulación de esta ley, sólo el 2,6 por ciento del Mar Argentino estaba protegido. A partir de la iniciativa, sancionada el 12 de diciembre por el Senado, estos valores se triplicaron y alcanzan un total de 84 mil kilómetros cuadrados. De esta manera, la superficie marina protegida aumentó en un 7,8 por ciento. La creación de Yaganes y Burdwood II contribuye con la conservación de la biodiversidad marina y con el ordenamiento espacial, y colabora con la gestión de los recursos marinos y la adaptación del ecosistema oceánico al cambio climático.

El proyecto fue enviado por el Poder Ejecutivo Nacional y estuvo a punto de perder estado parlamentario. Sin embargo, el accionar de las organizaciones ambientalistas volvieron a impulsarlo para ganar su aprobación. «Incrementar este porcentaje en forma significativa redunda en beneficios ambientales, económicos y sociales, y refuerza la intención de cumplir con los compromisos internacionales del país, como el asumido en la Convención sobre Diversidad Biológica, que estableció que al menos el 10 por ciento de las superficies marinas de todos los países deberá estar protegido para el 2020», consideró el director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Manuel Jaramillo.

El Mar Argentino tiene una superficie cercana al millón y medio de kilómetros cuadrados. Se trata de una vasta extensión muy rica en biodiversidad, por lo tanto es relevante analizar las relaciones funcionales entre ésta y la capacidad de persistencia de los ecosistemas antárticos. Cabe recordar, que en 2015 todos los países del mundo, a excepción de Siria y Nicaragua, acordaron que el cambio climático es un problema serio, que es causado por las actividades de los seres humanos y que los gobiernos tienen la responsabilidad de actuar para poder reducir su impacto. Esta iniciativa fue llamada el Acuerdo de París, y en 2016 todos los países miembros firmaron el acuerdo dejando pendiente su ratificación.

En el caso particular de Argentina, el Acuerdo de París entró en vigencia desde 4 noviembre 2016. Se asume que el país emite 0.73 por ciento del CO2 mundial y 10.23 por ciento de las emisiones de Latinoamérica. En el informe sobre la Contribución Prevista y Determinada a Nivel Nacional (INDC, por sus siglas en inglés), Argentina presenta el compromiso de reducir sus emisiones en 15 por ciento para 2030 y prevé que con apoyo internacional podría duplicar ese número.

En vías de cumplir con el compromiso asumido para el 2020 de incrementar su protección, diversos proyectos que involucraban la creación de nuevas áreas marinas protegidas en mar abierto se estaban debatiendo desde el 2013.

Se entiende que las AMP son una herramienta efectiva para la conservación de la diversidad de especies, ambientes y procesos ecológicos. Además, pueden aportar beneficios para la pesca y otras formas de uso de las especies y los ambientes naturales, como las actividades deportivas y recreativas.

¿Cómo estará compuesta cada nueva Área Marina Protegida?

Yaganes, tendría proyectada una zonificación tridimensional: El fondo marino constituirá una Reserva Nacional Marina Estricta. La columna de agua cercana a Tierra del Fuego será una Reserva Nacional Marina de usos múltiples, dónde se permitiría el aprovechamiento sustentable de sus recursos (como la pesca). Un amplio sector más alejado de la costa tiene su columna de agua zonificada como Parque Nacional Marino. Además, es el único sector de mar argentino en donde existen montes submarinos (o islas sumergidas) con gran biodiversidad. Muchos mamíferos marinos y aves de la costa patagónica, dependen del área para su alimentación. Por otro lado, las aguas de la plataforma continental y de la corriente fría de Malvinas fluyen desde este sector oceánico. De manera que su protección beneficiará a todas las especies del Mar Argentino.

Namuncurá – Banco Burdwood II, formaría un polígono dividido en dos sectores: Al oeste, en el sector proyectado como Reserva Nacional Marina, se contempla el uso sostenible, conforme lo disponga el Plan de Manejo. Al este, el sector propuesto como Reserva Nacional Marina Estricta. Es conocida por la riqueza de sus fondos: invertebrados, jardines de esponjas y corales de aguas frías. Duplica la superficie del AMP Namuncurá para incluir los hábitats frágiles del talud del banco y es muy relevante para el ciclo de vida de peces de interés pesquero (merluza negra, merluza de cola, polaca).