Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Martes 11 de Diciembre de 2018

Arriba

Top

No Comments

«Ser humano es un estado que requiere un poco de anestesia»

«Ser humano es un estado que requiere un poco de anestesia»
Por Osmar Peña

La mirada exploratoria de Bryan Singer/Dexter Fletcher sobre la vida de Freddie Mercury logra resumir gran parte de la vida de la banda Queen y de su cantante principal, quien asume el rol más protagónico sobre el escenario y frente a las cámaras. Es un personaje bastante interesante para escribir sobre su vida familiar, su carrera musical o su lado homosexual, sin embargo, Bohemian Rhapsody nos brinda una estructura creíble frente a su biografía con varias piezas ficcionales que a veces no parecen cerrar del todo el discurso de verosimilitud con la realidad y, se le ven algunas costuras sueltas.

En cuanto a la trama, se observa que existe un desarrollo meticuloso frente a una figura que genera empatía con el espectador, se presenta a Freddie Mercury (interpretado por Rami Malek – Mr. Robot) desde la juventud, mostrando su rebeldía adolescente y la necesidad de expresarse y de pertenecer a un grupo con el que se sentía afín.

Se trata de una producción que utiliza la ficción a su favor con diálogos que nos hacen sentir conexión con la historia, la descripción de la personalidad joven de Mercury resulta un poco tímida frente a otros aspectos:  su relación con la música desde joven, el espacio de relación con las letras de las canciones que compone y la relación misma con los miembros de la banda.

El desarrollo narrativo de la película es rápido y la construcción de la historia genera una atención continua, en esta parte Bohemian Rhapsody está bastante bien, sin embargo, no se profundiza sobre temas sobre las drogas o la riqueza del artista, y aunque fueron elementos presentes nunca lideraron la trama, esa característica tal vez se podría interpretar como una película que no apela a los golpes bajos, quizás porque se enfoca en el la fuerza del deseo de Freddie Mercury.

Un importante tema que resuena como la voz de Mercury, es el del VIH-sida, puesto en varias escenas estratégicamente a lo largo de la película. Desde que abre y se ve el telón de la presentación del concierto de Live Aid, el diagnóstico que le dan al protagonista y, cuando el mismo cuenta a sus compañeros de banda que estaba infectado. Aunque como dice el guion en palabras de Malik: los segundos desperdiciados en hablar sobre eso, son segundos que se privan al decir de su música, motivo por el que se prefirió seguir con: the show must go on.

Por otro lado, el nombre de Queen nos genera cierto respeto, ya sea porque conocemos la historia del rock y de la enorme representación, legado, trascendencia, hito que ha marcado la banda en el mundo o porque lo asociamos con la gran figura de su cantante y el rock británico. La película muestra a Queen más Freddie Mercury tratando de hacer sentir la importancia de la banda como grupo y no de sus personajes individuales, esto se puede apreciar cuando reiteradamente el protagonista dice: «we are a family». No obstante Freddie Mercury quería tener un espacio que fuera personal y destacarse como solista desligado su nombre de Queen.

El filme lleva a recordar los buenos momentos de Queen, nos acercará al perfil de Mercury y a ciertas etapas de su vida con datos interesantes sobre la banda Smile, también nos llevará a conocer sobre la «esposa» de Mercury, Mary Austin o a entender el cambio de discográficas que tuvo la banda o que Freddie Mercury tuvo discos como solista.

Para mi es una película muy buena para los cinéfilos que aman el Rock.