Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Mi閞coles 17 de Octubre de 2018

Arriba

Top

Un paseo por la historia y la actualidad del Riachuelo

Un paseo por la historia y la actualidad del Riachuelo

 

Recorrido hist贸rico en torno a la zona m谩s contaminada de la Rep煤blica Argentina. De nodo central para el desarrollo econ贸mico a zona de emergencia social y ambiental. Una historia con pocos avances y muchos retrocesos en materia de saneamiento. La iniciativa ACUMAR como proyecto superador de contradicciones en torno a la problem谩tica.

Por Maximiliano L贸pez

La zona que comprende a la cuenca r铆o Matanza-Riachuelo es uno de los lugares que simbolizan la historia y la realidad argentina a partir de diferentes variables; econ贸micas, pol铆ticas, sociales y ambientales. Alrededor de ella, desde fines del siglo XIX, el siglo XX y en la actualidad, se han movido e interactuado, siempre bajo un halo de permanente tensi贸n y sin una planificaci贸n adecuada, sociedad, poder econ贸mico y poder pol铆tico. En esta historia de ganadores y perdedores, dentro de un contexto industrial y luego posindustrial, el resultado ha sido la generaci贸n de altos niveles de contaminaci贸n en el agua, en el aire y en la tierra, y la precarizaci贸n existencial de las cinco millones de personas asentadas en esa zona. Luego de iniciativas pol铆ticas que resultaron en un fiasco, el plan de saneamiento que se comenz贸 a aplicar a partir del 2008, m谩s all谩 de sus l铆mites, parece abordar todas las variables de este gran problema socio-ambiental.

La cuenca r铆o Matanza-Riachuelo, desde el siglo XIX, ha sido un lugar expuesto a una actividad econ贸mica exacerbada para sus propias capacidades ecol贸gicas. Un punto nodal del desarrollo econ贸mico en el 谩rea metropolitana. No obstante, los factores ambientales y sociales nunca han sido tenidos en cuenta; al contrario, han sido altamente perjudicados a lo largo del tiempo.

 

Situaci贸n del Riachuelo en el siglo XIX y principios del siglo XX聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽

Vale la pena destacar que, en los primeros a帽os de independencia de las Provincias Unidas del R铆o de la Plata, hasta la consolidaci贸n del Estado-naci贸n argentino, si bien ya se verificaba un volumen importante de actividad comercial, estaba asociada solo a la ganader铆a y聽la pesca. La contaminaci贸n proven铆a de estas y no ten铆a gran impacto, dado que la cuenca no era un lugar habitado. Sin embargo, ya hab铆a una real concepci贸n de ella como un lugar para que las nacientes industrias y actividades pudieran tirar sus desechos.

Hac铆a 1860, en un per铆odo en el cual los cimientos del Estado-naci贸n estaban ya m谩s consolidados, las normas y las regulaciones alrededor dela cuenca Matanza-Riachuelo abarcan m谩s aspectos de la problem谩tica ambiental; incluyendo el estado del agua a causa de los desechos provocados por la faena en los saladeros. Pero los intereses econ贸micos ya se han fortalecido tanto como para impedir la aplicaci贸n efectiva de dichas regulaciones, obligando a las autoridades a replantearse cada una de las medidas dispuestas a fin de evitar la creciente contaminaci贸n de la zona.

Para aquella 茅poca, en la que se estaba gestando la entrada plena de Argentina y otros pa铆ses de la regi贸n a la divisi贸n internacional del trabajo y la econom铆a capitalista, al calor del crecimiento de las actividades ganaderas y derivadas de ella, comenzaron a asentarse los primeros habitantes. Muchos de ellos eran trabajadores de las industrias establecidas all铆, y otros eran comerciantes que ve铆an una oportunidad de obtener ganancias ofreciendo servicios varios. La mezcolanza entre industrias robustas cada vez m谩s contaminantes y los primeros habitadores precarizados de la cuenca comenz贸 a dar como resultado un r铆o eutroficado y ya superado en su capacidad ecol贸gica para depurar los desechos, adem谩s del surgimiento de epidemias como la de la fiebre amarilla y la del c贸lera.

En las d茅cadas de 1870 y 1880, las autoridades pol铆ticas formularon medidas destinadas, por un lado, a relocalizar los saladeros, y por el otro, a dar inicio a un plan de limpieza e higienizaci贸n. No obstante, m谩s all谩 de que se cumpli贸 con la reubicaci贸n de los saladeros, el plan de limpieza qued贸 estancado por el cruce de diferentes intereses que se manifestaban en contra de verter la contaminaci贸n al R铆o de la Plata. M谩s all谩 de que el Riachuelo dej贸 de ser la sede de la industria de la carne, los desechos siguieron all铆 como una pesada herencia.

La inacci贸n pol铆tica alrededor de la contaminaci贸n del afluente se expres贸 luego, a partir de la privatizaci贸n de las decisiones urban铆sticas en torno a vastos territorios que se encuentran en la zona de la cuenca. Por ejemplo, las compras de territorios por parte de Jos茅 Soldati, quien fund贸 Villa Soldati y Villa Lugano, y que se dio sin regulaciones b谩sicas por parte de las autoridades pol铆ticas, permiti贸 el poblamiento progresivo y a gran escala de una zona inundable y no apta para la formaci贸n de conglomerados urbanos. La incipiente reconversi贸n econ贸mica fue un factor que incidi贸 en la instalaci贸n progresiva de nuevas industrias que, si bien no eran numerosas, contribuyeron a aumentar los niveles de contaminaci贸n en la zona.

1930-1976. El desarrollo es primero, lo dem谩s no importa nada

Hacia la d茅cada de 1930, al calor del desarrollo de la pol铆tica econ贸mica basada en la sustituci贸n de importaciones, la cuenca se transforma (una vez m谩s) en uno de los puntos vitales para el desarrollo econ贸mico; gradualmente, se van asentando diferentes tipos de industrias grandes, medianas y peque帽as. El Estado se fue haciendo cada vez m谩s presente, sobre todo en cuestiones de infraestructuras orientadas a privilegiar el crecimiento industrial. En lo que respecta al panorama social, la presi贸n ejercida por los cambios en el esquema econ贸mico deriv贸 a que la zona de la cuenca fuera experimentando un crecimiento demogr谩fico, no regulado, sin precedentes.

El聽proceso聽de instalaci贸n de industrias fue desarroll谩ndose en un marco de crecimiento econ贸mico exponencial sin una planificaci贸n al respecto. Las聽pol铆ticas聽crediticias accesibles, que luego la inflaci贸n transform贸 en gratuidad, alentaron dichas instalaciones industriales, ya que los聽cr茅ditos聽fueron otorgados sin m谩s que una garant铆a prendaria y la demostraci贸n de una real actividad productiva sin demasiado聽control. No hubo orientaci贸n econ贸mica de las l铆neas de cr茅dito聽en聽funci贸n聽de聽objetivos聽planificados de desarrollo integral, sectorial o regional. En聽s铆ntesis, se instalaron industrias que se ubicaron seg煤n las pautas individuales de conveniencia de sus propietarios, pr贸ximas a cursos de agua donde descargar sus efluentes; lo que deriv贸 en altos e in茅ditos niveles de contaminaci贸n del agua, la tierra y el aire, precarizando la calidad de vida de los cientos de miles de personas que se asentaban all铆 en forma continua y como 煤nica opci贸n.

1976-2003. Etapa posindustrial: primeros (y fallidos) planes de saneamiento

En la etapa posindustrial del pa铆s, comienzan los primeros intentos por aplicar un plan de saneamiento en la cuenca. Sin embargo, muchos de ellos resultaron en simulacros que no han producido avances. La conveniente introducci贸n de nociones b谩sicas provenientes del ecologismo en el discurso del poder pol铆tico y el poder econ贸mico solo qued贸 en reducidos intentos por sanear el lugar. Intentos que, proporcionalmente, no incidieron en mejorar las condiciones de vida frente a las cada vez mayores cantidades de desechos vertidos sobre la zona.

El a priori ambicioso plan presentado por la conspicua secretaria de Medio Ambiente durante los gobiernos de Carlos Menem, Mar铆a Julia Alsogaray, se presenta como un ejemplo por antonomasia en relaci贸n con los seudof谩usticos proyectos de saneamiento dela cuenca Matanza-Riachuelo presentados por las autoridades nacionales entre las d茅cadas de 1970 y1990. A partir de ese plan, se propon铆a limpiar la zona en un plazo m谩ximo de mil d铆as. Como se sabe, la iniciativa no tuvo ning煤n efecto positivo sobre el ya deteriorado ecosistema del lugar. S铆 sirvi贸 para contratar a un ej茅rcito de consultoras que terminaron entregando los estudios ambientales realizados a las grandes empresas instaladas en la cuenca. Seg煤n un estudio realizado a帽os despu茅s, se estim贸 que, del total de los montos del cr茅dito asignado por el Banco Interamericano de Desarrollo para el saneamiento, un 77% fue entregado para solventar gastos provenientes de los servicios de consultor铆a; mientras que solo un 10% fue destinado a obras.

Uno de los principales errores en los que han ca铆do proyectos como el mencionado, y otros como la reducci贸n de plantas de curtiembres, por ejemplo, es que no se ha incluido extensivamente a representantes de la sociedad civil como actores y movimientos sociales en defensa de los intereses de quienes viven enla cuenca Matanza-Riachuelo. El trabajo solo recay贸 en elementos del poder pol铆tico y econ贸mico, dando como resultado estudios sesgados que derivaron en procedimientos in煤tiles y desfasados en relaci贸n con un escenario en el que, si bien ya exist铆a un proceso desindustrializador, la actividad contaminante por parte de curtiembres e industrias qu铆micas, por ejemplo, segu铆a un curso ascendente.

2004-actualidad. Situaci贸n actual: aplicaci贸n de pol铆ticas inclusivas de saneamiento

Hacia mediados de la d茅cada pasada, los vecinos, movimientos y actores sociales de la cuenca, que estaban fuera de la mesa de discusiones en torno a la situaci贸n del lugar en el que precariamente viven, llevaron a cabo una demanda conjunta contra el Estado nacional, la Provincia de Buenos Aires, la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires y 44 empresas, reclamando por los da帽os y perjuicios sufridos como consecuencia de la contaminaci贸n de la zona. Tambi茅n solicitaron la recomposici贸n del medio ambiente local y una serie de medidas cautelares orientadas a asegurar el objeto de la demanda. Posteriormente, esta fue elevada a la Suprema Corte de la Naci贸n.

En respuesta a la demanda unificada de todos los movimientos y organizaciones sociales que agrupan a cientos de vecinos de la cuenca, en 2006, el Estado nacional, por ley, dispuso la creaci贸n de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo, encabezada por la Secretar铆a de Ambiente y Desarrollo Sustentable (ACUMAR).

El nodo central por el que gira el funcionamiento de la ACUMAR es el Plan Integral de Saneamiento Ambiental. Este est谩 formado por un conjunto de acciones destinadas a preservar y recomponer la cuenca, comprendiendo un territorio cercano a los2.200 kil贸metros cuadrados por donde discurren los 64 kil贸metros de extensi贸n del sistema integrado por los r铆os Matanza y Riachuelo.

Las acciones, sustentadas en la co-participaci贸n del Estado junto con la sociedad civil y el sector privado, giran en torno a cuatro ejes a partir de los cuales se identifican las m煤ltiples problem谩ticas derivadas de la contaminaci贸n, as铆 como sus or铆genes. Estos son Institucional, Saneamiento, Industria & Control, Ordenamiento territorial e Infraestructura; a la vez, son abordados por diferentes programas que se encargan de aspectos m谩s puntuales: Institucional-Secretar铆a General, Cuerpo de Agua, Ordenamiento Ambiental del Territorio, Salud, Residuos S贸lidos Urbanos, Control, Industria, Infraestructura, Participaci贸n Social y Educaci贸n (1).

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El componente Institucional se encarga del estudio de las relaciones entre los distintos organismos con competencia en la cuenca a nivel municipal, provincial y nacional, as铆 como del desarrollo de instituciones propias de ACUMAR.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El Cuerpo de Agua, a su vez, tiene el objetivo de promover la recuperaci贸n y la preservaci贸n de la calidad de los cuerpos de agua superficiales y subterr谩neos en la cuenca.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El programa de Ordenamiento Territorial-Ambiental gu铆a las acciones hacia un crecimiento ordenado, equilibrado, integrado y sustentable dentro del territorio, adem谩s de construir mecanismos adecuados a fin de aprovechar las oportunidades para el desarrollo local y revertir la cr铆tica situaci贸n habitacional.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 La Comisi贸n de Salud tiene como objeto dise帽ar y aplicar un Plan Sanitario para los habitantes de la cuenca, cuyos ejes fundamentales son: capacitaci贸n del equipo de salud dispuesto para la zona, fortalecimiento de la red asistencial y trabajos de vigilancia epidemiol贸gica.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Por otro lado, el componente de Residuos S贸lidos Urbanos tiene como objeto elaborar estrategias para la elaboraci贸n de diagn贸sticos y la formulaci贸n de estrategias de gesti贸n regional, programas de acci贸n comunitaria, acciones orientadas a la erradicaci贸n de basurales, recolecci贸n, transporte y destino final de los residuos.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El Programa de Control Ambiental tiene a su cargo la adopci贸n de medidas necesarias para el control de los establecimientos radicados en el 谩mbito de la cuenca en coordinaci贸n con autoridades locales.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El componente regulador de industrias est谩 orientado a generar los instrumentos regulatorios, financieros y t茅cnicos para asegurar la correcci贸n de patrones productivos en forma acorde con los objetivos de desarrollo sustentable definidos para la zona.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El 脕rea de Infraestructura promueve la coordinaci贸n de acciones de los organismos de la cuenca en materia de saneamiento, control de las inundaciones, saneamiento cloacal y suministro de agua potable.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El Programa de Participaci贸n Social tiene como objetivo promover la sustentabilidad de las acciones del Plan Integral y que estas resulten eficaces en la transformaci贸n dela realidad. Para ello se busca la participaci贸n de los distintos sectores, movimientos y organizaciones sociales de la cuenca; que se apropien de las pol铆ticas y programas estatales, dot谩ndolos as铆 de legitimidad.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El componente de Educaci贸n propuesto por la ACUMAR busca establecer una estrategia consensuada para desarrollar capacidades educativas en todos los niveles y las jurisdicciones, comprendiendo la generaci贸n de espacios para la coordinaci贸n de pol铆ticas de educaci贸n ambiental y la elaboraci贸n de proyectos comunitarios.

A seis a帽os de su implementaci贸n, y m谩s all谩 de los l铆mites y los desaf铆os que quedan por delante en relaci贸n con el saneamiento de la cuenca, la iniciativa ACUMAR est谩 dando resultados en 谩reas importantes, en donde era urgente tomar acciones, como las de Control Ambiental, Residuos S贸lidos Urbanos, Ordenamiento Territorial e Infraestructura. Sobre un universo de 19.727 establecimientos industriales, 12.027 fueron fiscalizados y 332 empresas presentaron planes de reconversi贸n industrial con el objeto de dejar de verter efluentes contaminantes. 134 basurales fueron saneados (2).

Por otro lado, 13.150 familias fueron relocalizadas en viviendas regulares y con servicios p煤blicos b谩sicos. El trabajo realizado por cooperativas ha sido importante en el 谩rea de limpieza de los bordes; cerca de 242 kil贸metros fueron limpiados por 2 mil trabajadores de diferentes cooperativas. Se recuperaron 4 mil metros de espacio p煤blico y se sacaron los 57 buques inactivos o hundidos que se encontraban en el agua (3).

En cuanto a los avances en la provisi贸n de servicios b谩sicos, m谩s de un mill贸n de vecinos de la cuenca acceden al agua potable y 762 mil se beneficiaron con la expansi贸n de la red cloacal, en tanto que 2.100.000 habitantes ya no sufren las peri贸dicas inundaciones gracias al desarrollo de nuevos desag眉es pluviales. En lo que concierne a salud e higiene, se dise帽贸 y aplic贸 un sistema de diagn贸stico para controlar la salud de los ni帽os que viven en la cuenca, as铆 como tambi茅n se puso en marcha la red de laboratorios, con la inauguraci贸n de tres, para realizar estudios de alta complejidad (4).

Es claro que a煤n falta mucho camino por recorrer en el saneamiento de la cuenca y en la mejora de la calidad de vida de los habitantes que viven en la zona. Es necesario, al menos, el lapso de una d茅cada m谩s para que la cuenca alcance un nivel id贸neo de sustentabilidad ambiental, econ贸mica y social. Sin embargo, es la primera vez que los planes para llegar a esos objetivos se llevan a cabo de manera integral y con la participaci贸n de amplios sectores de la 贸rbita p煤blica, privada y comunitaria, desplazando al paradigma neoliberal tan presente en esquemas de saneamiento anteriores.

Se trata de un avance importante que est谩 traduci茅ndose en resultados concretos y no debe ser menospreciado.

 

[showtime]

 

Fuentes consultadas

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Brailowsky, Antonio Elio, El Riachuelo: ensayo de historia ecol贸gica, 1983.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 (1) http://www.acumar.gov.ar

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 (2), (3) y (4) http://www.acumar.gov.ar/novedades_noticias_nota.php?num=216